¿Qué alma enamorada no ha deseado estar con su amado todo el tiempo?

La espiritualidad del Nosotros y la unión con Dios.


“Permanezcan en Mí, como Yo en ustedes. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco ustedes si no permanecen en Mí. Yo Soy la vid; ustedes los sarmientos. El que permanece en Mí y Yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no pueden hacer nada.”Juan, 15, 4-5


Meditación sobre el Nosotros. Vassula Rydén
(VI retiro Latinoamericano de la VVeD, 2010. Buenos Aires, Argentina)

Está también en las Escrituras el tema de la vid y los sarmientos. Los sarmientos no están separados de la vid; con la vid forman un todo, un “nosotros”. ¿Cómo sucedió (esta enseñanza)? Nuevamente del modo como enseña el Señor Jesús no es como un profesor de la universidad. Él enseña con cosas que pasan en la vida cotidiana.

Esta es la anécdota que ocurrió realmente. Yo tenía que ir a buscar a mi hermana y tenía que tomar un ómnibus. Había estado meditando toda la mañana con el Señor y estaba en profunda contemplación, (y quiero agregar aquí esto que dice el Señor: La Verdadera Teología es contemplarMe a Mí, vuestro Dios) Así que fui a tomar el bus y dije a Jesús: “Vamos”. Me senté en el ómnibus y a mi lado estaba vacío porque Jesús estaba sentado allí. (Todo el ómnibus estaba lleno). Vino el guarda a cobrar el boleto y yo dije: “Un boleto, por favor”, y, cuando se fue, me dirigí al Señor y Le dije: “¿viste, lo engañamos, somos dos y compré un solo boleto”. –¡¿Qué?!, dijo Él, ¿No estamos unidos y somos uno?, entonces, ¡con un boleto es suficiente!”



Dibujo de Jan Toler, TLIG

Invitación a ser uno con Cristo de la hna. Anne Woods

Hacer todo en y con Cristo, en todo momento, y en todo lugar, se ha vuelto un concepto extraño. Esta exhortación de los Mensajes de la Verdadera Vida en Dios es vista con sospecha, nos advierte la Hna. Anne Woods en uno de los capítulos de su obra Invitación a ser uno con Cristo. Pero Jesús está simplemente recordándonos y volviéndonos a lo que que hemos perdido de vista, pero que siempre ha existido dentro de la Iglesia: “Nosotros, nos“. Tal espiritualidad fue predicada y exhortada por santos como San Bernardino de Siena, Santa Teresa de Ávila, San Ignacio de Loyola, y la Madre Teresa, entre otros.

Desde que nos despertamos hasta que nos dormimos por la noche, tenemos que invitar a Jesús a estar con nosotros, para que tanto ËL como nosotros realicemos cada acción del día, es decir. invitándolo conscientemente al iniciar la acción. Esta pequeña frase “Nosotros” nos hace recordar la presencia de Jesús con cada uno de nosotros en todo momento.

La hna. Woods nos da ejemplos cotidianos del contraste entre un día común sin Cristo y otro con Cristo. En el primero nos quejamos de todo lo que no nos gusta o molesta, en el otro aceptamos las molestias que no podemos remediar y se las ofrecemos al Amado. Evitamos participar de chismes y comentarios maldicientes sobre nadie y en vez de perder el tiempo viendo programas de TV y noticias mundanas recordamos invitar a Jesús a compartir cada acción del día a día. Y al finalizar cada jornada nos examinamos la conciencia con dos simples preguntas:¿Dónde no dejé que Jesús fuera Jesús, para todos lo que encontré hoy? y ¿cuándo no dejé que Jesús actuara en mi?

Y no por miedo sino por amor. ¿Quién hay que no haya estado enamorado y que no haya deseado estar con el amado, tan a menudo como sea posible, llevándolo incluso en los pensamientos? Los enamorados consideran lo que al amado le gusta cuando tienen que comprar algo: “¿le gustará eso?”


“¡Que tus conversaciones puedan ser como música a Mis Oídos! Mi niña, la Sabiduría es tu Maestro y tu Educador. Evita las conversaciones vacías, los propósitos inútiles. ¡Produce frutos! Habla según Mis enseñanzas.”
“Yo soy tu Consejero y Yo te aconsejaré siempre. A Mis discípulos los quiero perfectos, de modo que ¡sé perfecta! Rechaza todas las cosas que te deprimen, como los chismes y la charla vacía”. 
VVeD 5.09.89

El Rev. J. L. lannuzzi, STD, nos dice: “esta obra Invitación a ser uno con Cristo “es fruto de dos décadas de oración en soledad, meditación contemplativa y asimilación de textos proféticos aprobados por la Iglesia. En este libro, escrito en un estilo accesible para todos, la hermana Anne Woods proporciona al lector una receta de éxito para la vida Espiritual, nutriéndose en las fuentes de la literatura mística.

Dicho éxito va en progresión, de la tierna invitación de un Dios amante al arrepentimiento gozoso y la firme resolución del alma; de la consciente presencia de Cristo en el “Nosotros, nos”, a una Verdadera Vida en Dios; de la efusión de un Segundo Pentecostés, al reinado de Divina Voluntad en la tierra como en el Cielo. Recomiendo este libro a los cristianos de todas las denominaciones”.

+ info aquí

“Yo te enseñaré a vivir en Nosotros, moverte en Nosotros y respirar en Nosotros. Te enseñaré que Nosotros somos Vida y en Nosotros no cesarás de existir.” VVeD 25.10.1994

A.C. – Difusión.-