“Estos son los últimos días de vuestra era”

11 de noviembre de 2019

Señor mío, que Tu Casa sea como un olivo
renovándole cada año con fruto abundante
muestra tu favor sobre nosotros, Señor,
y reconstruye estas ruinas en las que nos hemos convertido;

mantén a esos transgresores lejos de nosotros
destiérralos de Tu Casa, no sea que golpeen a Tus Fieles,
no sea que mancillen Tu Casa

falsos y corruptos son, pero Tú,
Soberano desde el principio, los humillarás,
porque se han extraviado y han sido inducidos al error


Vassula Mía, la paz esté contigo; escúchame: yo estoy de tu lado; antes de que Mi Iglesia se vea invadida de espinos y zarzas que la ahoguen, Yo intervendré; he estado advirtiéndoos desde hace años, hijita Mía, que Mi Cuerpo estaba lleno de espinas; espinas que han sido plantadas en Mi Casa; ¡te pedí entonces que las quitaras! no temas, porque avanzaré hacia dentro de Mi Casa desde lo alto; y te digo que no se admitirá a ningún hipócrita dentro de Mi Casa, ninguno de ésos conservará su puesto; los Cielos están actuando y se están inclinando hacia la unidad, volviendo frenético al Divisor, el enemigo que ha engañado a muchos, porque él está dispersando mientras Yo estoy reuniendo; encadenados a su superioridad moral autorreferencial, desafían Mis órdenes y desprecian los avisos que les he estado dando;


Señor, Tu Palabra en estos mensajes no ha llegado a sus oídos, y si lo hizo, no la han aceptado; así que ¿cómo van a conocer Tus avisos? cómo podrán ser alertados o seguir Tus órdenes puesto que muchos de Tu Casa, que detentan las llaves de Tu Reino, ignoran Tus palabras…


Mi mensajera. no debes sentirte frustrada, porque el Espíritu Santo está obrando en Mi Casa, cerniéndose sobre Ella y dentro de Ella; de todos modos, muchos de los miembros de Mi Casa pesan fuertemente sobre Mí, porque se niegan a escuchar los gemidos del Espíritu; sin embargo, Yo he guardado un resto para Mí, sólo un resto, elegidos por gracia, que conducirán Mi Casa a que sea una …
durante todos estos años, no he hablado en secreto ni mediante enigmas, hija; igual que las piedras de molino muelen la harina y la refinan, de la misma manera Mis Palabras han sino refinadas y transmitidas a vosotros de modo que cada alma pueda encontrarlas fáciles de entender;
escúchame: me he dirigido a ti con suavidad, pidiéndote que salieras a las naciones a predicarles Mi Palabra y advertir a todos ellos, desde el más importante al más insignificante, que deben arrepentirse todos, orar y ayunar, porque éstos son los últimos días de vuestra era, y que cada uno debe renunciar a sus malas costumbres; he hablado a Mi Iglesia diciéndole que a menos que se reconcilien, se pongan de acuerdo y se unan, los cielos y la tierra se sacudirán y el mar rugirá saliéndose de sus límites; su deslealtad ha reducido Mi Casa a un desierto, a causa de sus corazones inflexibles; ya está cerca de vosotros el día en el que os llenaréis de pánico y huiréis en desbandada, lamentándoos cuando veáis caer de lo alto azufre en llamas para consumiros… os he mostrado Mi amabilidad, generación, Mi paciencia, Mi ternura y Mi amor paternal, y que Yo soy vuestro Redentor; he esperado, y sigo esperando, que Mi Casa oiga Mi grito de advertencia; Mi grito para establecer la paz entre todos los que lleváis Mi Nombre y para que os pongáis de acuerdo sobre una única fecha de Pascua; pero, hasta el día de hoy, miráis para otro lado y no mostráis ningún deseo de reconciliaros; habéis sido avisados, no una sino mil veces: el cielo está de luto, porque, del mismo modo que se pronunció Mi Palabra entonces, al principio de Mi creación, igual se pronunciará Mi Palabra ahora para que caiga Mi Fuego desde arriba para limpiar el hollín de esta tierra; recuerda, hija: en todo lo que hagas, inclúyeme, ¿nosotros?


sí, Señor, nosotros…

bien, con toda tu alma ¡sujétame en tu corazón! estate segura del Amor que Yo siento por ti y por todos aquellos que he llamado para que estén cerca de ti; ¡te sostendré en los esfuerzos que haces para llevar Mi Casa a la unidad! el Amor te ama…ic