El matrimonio místico y la divinización en la Verdadera Vida en Dios

Escrito por una monja ermitaña que vive en Gales, Reino Unido, que contempla los mensajes de La vida verdadera en Dios,
septiembre de 2005.

Los escritos titulados La Verdadera Vida en Dios (TLIG) hablan constantemente de que Dios ofrece al mundo la gracia de la divinización. Divinizar significa hacer que los humanos se conviertan en dioses mediante la participación en la Divinidad de la Divinidad.

Este concepto puede causar alarma a las personas a menos que se den cuenta de que es otro término para ser dotado con Vida Eterna. Es la Vida Eterna de Dios. Cristo nos lo prometió. El evangelio de San Juan y las epístolas están llenos de la promesa de Cristo. Las cartas de San Pedro lo aluden y las cartas de San Pablo a las siete iglesias también hacen referencia a ello. Por eso vino Jesucristo, para que podamos compartir su vida divina; para que podamos ser uno con el Padre, como Cristo y el Padre son uno. Es decir, no es igual, sino como Cristo y el Padre son uno, una unión divina.

Estamos llamados a ser hijos e hijas de Dios. Estamos llamados a ser el Cuerpo de Cristo. Jesucristo es la cabeza de su cuerpo, la iglesia. El Cuerpo es completamente uno con su Cabeza Divina. Lo que Jesucristo es por naturaleza como el Hijo de Dios, estamos llamados a ser por gracia, cada uno según el grado o la capacidad que Dios tenía en mente para nosotros cuando nos creó. Cabeza y cuerpo divinizados con la Divina Vida Eterna de Dios que nos fue dada en Cristo Jesús, la cual fue obtenida para nosotros por Su vida y muerte redentoras.

Debemos ser santos como nuestro Dios es santo, no por coacción, sino cumpliendo voluntariamente el mandato de Dios (cf. Levítico 19: 2 y Mateo 5:48); No por deber como una acción abstracta, sino por un verdadero amor por Dios.

Solo Dios es santo; “Solo Tú eres Santo, solo Tú Señor, solo Tú  Altísimo Jesucristo”, cantamos cada domingo y día de fiesta. Ser santo como Dios es santo es ser santo con la santidad misma de Dios mismo. La santidad de Dios desciende y Dios se une a cada uno para que los poderes del alma (memoria, comprensión y voluntad) estén en perfecta unión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cuando esta unión es total, absoluta, completa, eso es divinización, nada más, nada menos.

La unión completa del alma y la Trinidad se denomina Matrimonio Místico. El matrimonio místico significa que el Santo, el Dios Trino une el alma con Él en perfecta fusión, mientras que el “cónyuge” conserva la individualidad perfecta y el libre albedrío.

El Poder Divino es inherente al Padre y se une a la memoria (del desposado) como un poder del alma. La Divina Sabiduría es inherente al Hijo Eterno y se une a la comprensión como una potencia del alma. La Divina Bondad es inherente al Espíritu Santo y se une a la voluntad humana como una potencia del alma. Con la presencia divina en los poderes del alma, la persona piensa, actúa y habla solo como lo informa directamente el poder, la sabiduría y la bondad de Dios. El alma deja de actuar fuera de la influencia de la Luz Divina. A esto lo llamamos “semejanza a Cristo”. Las personas que conocen a una persona divinizada describirán el encuentro como, “fue como si yo estuviera hablando con Jesús mismo”.

El Padre solo puede contener la memoria si tiene esperanza pura.1 . El Hijo Eterno solo puede comprender íntegramente si tiene fe pura.2 . El Espíritu Santo solo puede inspirar la voluntad humana si tiene caridad pura3. En pocas palabras, la esperanza vacía la memoria, la fe vacía la comprensión y la caridad vacía la voluntad. Estos tres poderes del alma tienen que ser vaciados por las virtudes teológicas porque estos trascienden la razón y la lógica humanas. La manera puramente humana de conocer, a través de los sentidos y el intelecto discursivo, debe ser trascendida antes de que uno pueda ser dispuesto a unirse con el Dios trascendente. Todos los medios deben ser proporcionales a su fin: deben manifestar cierto acuerdo y semejanza con el fin. Los guisantes no se cocinarán hasta que alcancen la misma temperatura que el agua caliente. Los troncos no se quemarán hasta que alcancen el mismo grado de calor que el fuego. Nada, y ninguna criatura, puede servir al entendimiento como un medio proporcionado para el logro de Dios. Todo lo que el intelecto puede entender, la experiencia de la voluntad y la imagen de la imaginación es muy diferente y desproporcionado a Dios. El vacío creado por las virtudes teológicas de la fe, la esperanza y la caridad se parecen más a Dios en el sentido de que adaptan las facultades del hombre para participar en el Dios trascendente. Levantan al hombre por encima de sí mismo, lo transforman y lo disponen para recuperar la plenitud de la imagen y semejanza divina en la que fue creado y para lo que fue creado.

El Catecismo Católico, No. 1812 declara, “Las virtudes humanas están arraigadas en las Virtudes Teológicas que adaptan las facultades del hombre para participar en la Naturaleza Divina: las Virtudes Teológicas se relacionan directamente con Dios. Disponen a los cristianos para vivir en una relación con la Santa Trinidad. Tienen al Dios Uno y Trino por su ORIGEN, MOTIVO y OBJETO”.

Las Cuatro Virtudes Cardinales también están infundidas en nosotros por el Santo Bautismo junto con las Tres Virtudes Teológicas. Estas siete virtudes ejercidas de manera heroica son la base de la beatificación y la canonización. Las virtudes cardinales son la fortaleza, la templanza, la justicia y la prudencia. Todo esto estará plenamente operativo en el Alma divinizada.

La fortaleza ayuda a las pasiones de la esperanza, la desesperación, el miedo, la audacia (coraje) y la ira. Estas pasiones surgen cuando se encuentran dificultades para obtener el bien o evitar el mal. La templanza ayuda a las pasiones de amor, odio, deseo, disgusto, placer y tristeza (dolor). Estos están relacionados con el bien y el mal sin ninguna percepción de dificultad. La justicia perfecciona la voluntad en las acciones sociales del hombre. Estas tres virtudes cardinales se rigen por la cuarta, la prudencia, que fluye desde la caridad interior.

En el bautismo, todas las virtudes teológicas y cardinales son infundidas en nuestra alma por la Santísima Trinidad. Cuando la caridad es el motivo de todas nuestras acciones, estas virtudes son perfeccionadas por los dones del Espíritu Santo. Es decir, uno está primero motivado por el amor a Dios, y luego el amor al prójimo como Dios lo ama. (Juan 13:34: “Ámense unos a otros como yo los he amado a ustedes”) Los dones del Espíritu Santo son conocimiento, entendimiento, temor al Señor, sabiduría, piedad, fortaleza y consejo.

El pecado, todo movimiento de consentimiento en la voluntad contraria a la gloria de Dios, ya sea expresado externamente o no, nubla la transparencia del alma. Cada “nube” debe ser expulsada, evaporada, para restaurar la transparencia. Esto se efectúa por la cooperación de nuestro libre albedrío con las virtudes. Los “vacíos” creados por las virtudes practicadas son precisamente esta “transparencia” a través de la cual la Luz Divina nos hereda y, por lo tanto, nos diviniza. Tal divinización está abierta a todos, y solo se necesita un arrepentimiento sincero para abrir las compuertas a la gracia para que comience el viaje.

En la Verdadera Vida en Dios encontramos:

Todas las almas a las que estoy unido se convierten también en esposas, porque en Mi íntima relación con ellas Me convierto en su Esposo cada día de su vida. Y así ocurrirá contigo si tú te enamoras de Nosotros. Te lanzarás voluntariamente a Mí y saborearás la plenitud de Mi Amor Divino. Desde tu nacimiento estaba impaciente por poseerte y, mientras te veía crecer, en secreto, ya celebraba nuestros esponsales. Habría volado a ti a tu primera señal de arrepentimiento y, antes de que hubieses acabado de arrepentirte, Yo habría gritado, dando un golpe con Mi Cetro Real:

“¡Absuelta!”

Y habría marcado tu frente con Mi apasionado beso bautismal, perfumando todo el universo. Este sería un signo precursor de nuestra celebración nupcial, y Yo te ofrecería, como regalo de Mi Amor por ti, una corona hecha de las flores más fragantes, representando cada uno de sus pétalos una virtud. Sólo entonces serías capaz de decir: “Veo…” y decirlo verdaderamente.

(” Odas de la Santísima Trinidad ” página 49)

Los mensajes de Jesús de Vassula Ryden prometen que cada uno recibirá una teofanía personal. (Nota: una teofanía es una visión de Dios, ya sea mediante un símbolo o una visión intelectual o una visión espiritual.) Este será un descenso de la Santísima Trinidad que actuará como una advertencia con respecto a nuestro estado espiritual y la oferta de la gracia del arrepentimiento. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo serán percibidos en una gracia de iluminación.

Ellos verán:
a Aquel que fue el primero
que los sostuvo en Sus Manos,
Los Ojos que los vieron primero.

Ellos verán:
las Manos de Aquel Que
los formó y los bendijo…

Ellos verán:
al Padre Más Tierno, su Creador,
todo vestido de temeroso esplendor,
el Primero y el Ultimo,
El que es, el que fue y
el que vendrá,
El Todopoderoso,
El Alfa y el Omega:
El Soberano.

Es decir, vislumbramos al Padre. Entonces también percibiremos, en nuestra visión espiritual, la Luz del Espíritu Santo que nos atraviesa desde la mirada penetrante de Cristo que también está ante nosotros. Nuestra alma se dará cuenta de todos los eventos de nuestra vida porque nuestros ojos quedarán paralizados por los ojos de Cristo, que serán como dos Llamas de Fuego. (Nota: las llamas de los ojos de Cristo son el Espíritu Santo, cf. Dan 10: 6, Ap. 1:14: 5: 6) Nuestro corazón recordará todos nuestros pecados. (Consulte el TLIG del 15 de septiembre de 1991 para ver todos los detalles del Segundo Pentecostés) Veremos toda la verdad con respecto a nuestro estado espiritual ante Dios exactamente como Él nos ve. Normalmente, esta es la visión que se nos da en el momento de la muerte cuando el alma se ve envuelta por la Verdad Divina y ve la realidad espiritual del mal en sí misma y, en consecuencia, su juicio justo.

Con esta experiencia de verdad se ofrece la gracia completa del arrepentimiento completo y sincero. Porque todos nuestros pecados son revelados (incluyendo aquellos que negamos tener porque nos hemos acostumbrado a ellos y hemos perdido el sentido del pecado con respecto a ellos), nuestra contrición será un Acto de Contrición Pura. La Iglesia Católica enseña que un Acto de Contrición Pura hace que una persona esté lista para la entrada instantánea al cielo (por ejemplo, el buen ladrón en el Calvario). Esto se debe a que es santificador, ya que es el fruto directo de la cooperación con el Espíritu de Verdad, el Espíritu de Santificación, el Espíritu Santo. Por eso es que nuestra contrición que resulta de esta teofanía (también llamada el Segundo Pentecostés) hace que el alma, después de la confesión sacramental, sea receptiva a la plenitud directa de la santidad que, siendo completamente cultivada, conduce rápidamente a la divinización. Sin ver todos nuestros pecados, esto no sería posible, ya que estar arrepentidos de solo algunos de nuestros pecados no confesados ​​recordados dejaría la impureza del resto de ellos y evitaría la divinización.

La santidad dada por Jesús en este momento es la guirnalda de virtud como se prometió en el mensaje anterior. Debe ser sostenida y desarrollada por una vida de vivir completamente el Evangelio en una metanoia y una teosis incesantes, es decir, volverse totalmente a Dios y ser conscientemente humanidad de la Palabra en la tierra. La santificación del alma como un don puro no dura sino que desaparece con el pecado. Sin embargo, la infusión de la virtud, especialmente la virtud de la verdadera contrición, hace posible una retirada del deseo de cometer pecados mortales e incluso del pecado venial deliberado; El pecado será eliminado de la vida de la persona por elección.

El principal medio para sostener el don de la santificación que conduce a la divinización del alma será la Santísima Eucaristía, que liberará completamente su Divinidad. Esta liberación de la Divinidad será facilitada por la perfecta alineación de nuestra voluntad con la Voluntad de Dios. Sin esta “línea de tubería”, incluso diariamente, la Santa Comunión no libera su divinidad inherente al alma, pero sólo las luces y gracias que nos ayudan a tal conformidad y la unidad de voluntad con Dios.

Como se mencionó anteriormente, solo la Luz Divina del Espíritu Santo que revela todos nuestros pecados permite este don instantáneo de santidad, es decir, siempre que aceptemos completamente la gracia del arrepentimiento. No hay “vacío” en el alma humana. Cuando la voluntad se vuelve completamente a Dios, se llena instantáneamente con Dios, ya que es el movimiento del Espíritu Santo el que produce un giro tal al aceptar su gracia. Entonces, instantáneamente, Cristo hereda en el alma. Cristo, al tomar posesión de las almas en el estado de Contrición Pura, reside en ellas como Él lo prometió.5 , siempre y cuando la persona mantenga esta posesión mediante la virtud practicada hasta el matrimonio místico. Esto es lo que se conoce como la “Segunda Venida”, o, el “Reino de Cristo en la tierra”: Él reina en su Divinidad en el alma y gobierna y dirige sus pensamientos, palabras y acciones en bondad y virtud.

El Segundo Pentecostés y la Segunda Venida son, pues, dos aspectos de la única teofanía. Esas imágenes simbólicas en el Libro de la Revelación indican esto. La promesa del reinado de mil años de Cristo (cf. Apoc. 20: 6) contiene el número bíblico que simboliza la eternidad divina. Así que simplemente significa que Cristo reinará en Su Divinidad. Él hará esto reinando en las almas de los hombres. (Ver artículo separado sobre el reinado de mil años de Cristo)

La teofanía profetizada en el mensaje de TLIG del 15 de septiembre de 1991 toma solo unos momentos en sí misma, ya que solo se necesita un destello de la Luz Divina para revelarnos todo. Los efectos duran horas, días o semanas y, en algunos casos, conducen a meses de luto, con pura contrición, por los pecados reconocidos. Algunas personas que ya han recibido esta gracia han hablado de lamentarse por Cristo cuyo dolor por sus pecados es sentido por ellos en el momento de su iluminación. Otros hablan de un movimiento silencioso de gracia que duró muchas semanas y trajo los pecados de su vida ante ellos gradualmente con el tiempo y con menos dolor.

La contrición evocada por la experiencia del Segundo Pentecostés permanece en el alma como un profundo sentimiento de tristeza. Es esto lo que permite al alma evitar todo pecado con una resolución muy fija y decidida de no volver a pecar. Cuando el pecado ejerce una atracción, esta actitud de tristeza influye en el alma con un magnetismo tranquilo y suave en oposición al pecado. Por lo tanto, somos conscientes de ser honrados en la ausencia de pecado (si lo aceptamos). El primer mes o más de resistir el pecado es el más difícil porque tenemos que borrar el hábito del pecado, pero tenemos esta ayuda interna; Encontramos que es verdad que con Dios todo es posible, los leopardos pueden cambien de lugar, los leones pueden acostarse con corderos, el bebé que amamanta puede poner su mano en el foso de las víboras. Todos estos se refieren a realidades espirituales.

¿Cómo sabemos que una teofanía, una luz del Espíritu Santo dentro de una visión del Padre y del Hijo, puede efectuar una conversión que causa que una persona cambie tan drásticamente que se eleven en santidad y divinización (Matrimonio místico) en pocas palabras? ¿Años? ¿Cómo puede una teofanía otorgar a una persona en diez años la santidad de la vida que lleva toda una vida en los demás? Hay dos respuestas. El primero es obvio: la propia Vassula da el mensaje de que el Espíritu Santo nos levantará de cuerpos espirituales llenos de corrupción y que se encuentran en un desierto de pecado y nos conferirá las nupcias espirituales de divinización. Su propia vida da testimonio de este mensaje exacto. En una palabra, ella es una señal del mensaje que predica. La segunda respuesta es que sabemos de esta posibilidad porque estos tipos de conversión se encuentran en los testimonios de otros y han sido escritos y conservados en la Iglesia en la vida de muchos santos. El rápido vuelo del pecado a la santidad se ve especialmente en aquellos santos que vivieron vidas muy cortas. Estas vidas cortas están destinadas a revelarnos la posibilidad y el poder de Dios para efectuar esta transformación para cualquier persona a cualquier edad. Algunos se sienten tentados a desesperarse por la suma de sus años, pero Dios puede hacerlo. Entonces ellos también dan testimonio de la verdad del mensaje central de la Verdadera Vida en Dios.

En sí la gracia del segundo Pentecostés no es nueva. La única razón por la que se considera único para nuestra era es la universalidad de su llegada. Asimismo, la divinización de los individuos no es nueva. Algunos de los primeros escritores cristianos escribieron sobre esto y la Iglesia ortodoxa ha conservado el uso de la palabra, así como la espiritualidad del arrepentimiento y la divinización, la santidad y el dolor santo. En la Iglesia católica hemos dado el nombre de Matrimonio místico al estado de divinización, por lo que estamos más familiarizados con esa terminología en Occidente.

Cristo ha reinado en su divinidad en innumerables miríadas de almas en la tierra desde que comenzó el cristianismo. En la Iglesia primitiva, el nombre “Vida eterna” (como se menciona en el Santo Evangelio y las Epístolas) se le dio a la realidad central de recibir la propia Vida eterna de Dios, que nos hizo partícipes de la naturaleza divina.6 . La razón de su singularidad como teofanía de la Segunda Pentecostés / Segunda Venida no reside en su modo sino en su universalidad. Lo que ha sido recibido en el pasado por unos pocos, será recibido por muchos. Nunca antes, todos los miembros de la Iglesia han estado sin pecado. Por eso será único. Solo en María, al pie de la Cruz, en la muerte de Cristo, toda la Iglesia estaba sin pecado, sin especificación ni arruga, y completamente pura en la fe.

La falta de pecado es el fruto directo de la cooperación con la obra santificadora del Espíritu Santo. La divinización, o matrimonio místico, significa que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo poseen los tres poderes del alma (como vimos anteriormente). Debido a que la voluntad humana permite que Dios la incorpore completamente, la persona solo quiere lo que Dios quiere. De ahí que el pecado sea eliminado. El Nuevo Edén del que habla Jesús a Vassula en TLIG es verdaderamente el Jardín del Edén: sin pecado en el prístino amanecer de la creación. Pero no es un lugar. Está en el alma del hombre. Estaremos en la Nueva Jerusalén, que es la Iglesia. Entraremos en el Matrimonio Místico con el Cordero, pero todo esto está dentro La persona que recibe el Segundo Pentecostés, se arrepiente y vive todas las virtudes y el Santo Evangelio. En una palabra, en la persona que se convierte en otro Jesús por gracia como lo fue Jesús por naturaleza. Adán en el Edén es llamado por San Lucas “el Hijo de Dios”7 . Hablando de la Ley del Antiguo Testamento, San Pablo escribe a los Gálatas: “Ahora que ha llegado el momento, ya no estamos bajo ese guardián, y ustedes, todos ustedes, son hijos de Dios a través de la fe en Cristo Jesús”8 .

En el contexto de este artículo, “fe” no se refiere al hecho de que creemos que hay un Dios, sino que ponemos nuestra fe en Dios. Muchos creen que hay un Dios pero pocos realmente ponen su fe en él. Poner nuestra fe en Él significa que realmente creemos todo lo que Él ha prometido hacer por nosotros de manera comunitaria e individual. Así actuaremos en total abandono a la voluntad de Dios con gratitud incondicional. Realmente creemos que cualquier cosa buena o mala que nos suceda proviene de nuestro Padre amoroso para nuestro bien espiritual. Esto es fe en Dios. La teofanía de Ezequiel, donde vio un bronce resplandeciente en el corazón de la nube.9 , prefigura el cuerpo de Cristo brillando en el horno del sufrimiento (Jesús: Pies de bronce bruñido10 ). En la divinización en la tierra experimentamos la Cruz: el dolor en el corazón de la divinización. Nos convertimos en bronce brillante en el corazón de la nube de la Divinidad.

Con el fin de prepararnos para el Matrimonio Místico, Vassula aboga por la theosis pura: “Nosotros, nosotros”: Hacemos conscientemente todos los actos junto con Jesús, invitándolo a que realice cada acto humano en nosotros, con nosotros y por medio de nosotros. Esto efectúa la oración incesante y la eliminación de todo pecado, porque en la presencia de Jesús solo permitimos en nuestro entorno de hogar, trabajo o entretenimiento lo que no es pecado. Esto trae muchas formas de sufrimiento.

La divinización y el matrimonio místico no son posibles sin el conocimiento total y el arrepentimiento de todo lo que es pecado dentro de nosotros, incluso si estamos viviendo una vida aparentemente buena. El reconocimiento del pecado oculto, en los niveles más profundos del apego de nuestra voluntad a los pecados no reconocidos, solo es posible mediante una infusión de Luz Divina. Incluso ahora, la revelación de nuestro pecado es a menudo la presencia no reconocida del Espíritu Santo que brilla en nosotros: solo podemos ver lo que necesita ser limpiado cuando la luz lo ilumina. Tal gracia del Espíritu Santo para nuestra conversión inicial es necesaria durante la vida; la vida de los santos lo revela (ver a continuación). Debido a que la teofanía prometida revela todo pecado, el dolor puede ser demasiado para algunos. Necesitamos prepararnos para ello con vidas de santidad por medio de theosis: “nosotros, nosotros”.

Santa Clara emprendió una vida de penitencia austera porque, en su Testamento, dijo: “El Altísimo iluminó mi corazón para hacer penitencia”. En su lecho de muerte solo podía hablar con las hermanas de las sublimes verdades concernientes a la Santísima Trinidad en su alma.

San Francisco de Asís, iluminado, emprendió una vida de pobreza y vida evangélica, pero también necesitaba que el Espíritu Santo revelara verdades más profundas sobre sí mismo. “¿Quién eres y qué soy yo?”, Oró. Cuando el hermano Leo le preguntó a qué se refería con esta oración, Francisco respondió: “Se me mostraron dos luces a mi alma: uno de mis conocimientos… Vi las profundidades de mi vileza y miseria …”11 .

Santa Faustina escribe en su diario: “Hoy, la mirada del Señor me atravesó como un rayo. De inmediato, llegué a conocer las más pequeñas especificaciones de mi alma y, conociendo las profundidades de mi miseria, caí de rodillas y le pedí perdón al Señor, y con gran confianza me sumergí en su infinita misericordia “12 .

Santa Catalina de Génova “experimentó un amor tan repentino y abrumador por Dios y una experiencia de arrepentimiento por sus pecados que casi colapsa. En su corazón dijo: ‘¡No más mundo para mí! ¡No más pecado!’ Ella permaneció en casa recluida durante varios días, absorta en una profunda conciencia de su propia miseria y de la Misericordia de Dios”.13 .

Santa Gertrudis escribió: “después de la infusión de Tu luz más dulce, vi muchas cosas en mi corazón que ofendían Tu pureza, e incluso percibí que todo dentro de mí estaba en tal desorden y confusión que no podrías permanecer allí… cuando reflexiono sobre el tipo de vida que llevé anteriormente, y que he dirigido desde entonces, protesto en la verdad de que es un efecto puro de tu gracia, que me has dado sin ningún mérito mío. Hiciste darme a partir de ahora en adelante un conocimiento más claro de Ti mismo, que era tal que la dulzura de tu amor me llevó a corregir mis defectos mucho más que el temor de los castigos con que Tu justa ira me ha amenazado.” Esta gracia fue seguida porque Santa Gertrudis percibe la Trinidad dentro de ella.14

De Santa Brígida de Suecia leemos: ” … cuando su esposo murió, ella sufrió la profunda conversión de su ser en la novia de Cristo”.15

Todos estos santos a quienes se les dio la segunda experiencia de Pentecostés también fueron fieles a la completa renunciación del pecado y la práctica de la virtud. Así, cada uno de ellos llegó muy rápidamente a la experiencia de la divinización o el matrimonio místico. La gracia puede ser otorgada pero se desarrolla con el ejercicio de la fe, la esperanza y la caridad. El Segundo Pentecostés no tiene el efecto de una “varita mágica” de convertir instantáneamente el alma en un alma santa, pero otorga esa profunda gracia de contrición que comienza y traduce el rápido vuelo hacia la plenitud del Matrimonio Místico y la divinización. (El autor de este artículo nota que quienes ayunan con pan y agua cada semana hacen este rápido progreso en la vida espiritual, pero ella no sabe por qué esto es particularmente así).

Tenemos una rica tradición histórica de padres y doctores de la Iglesia que han escrito sobre la divinización y el matrimonio místico, por lo que analizaremos algunos de estos y comenzaremos con una pregunta.

Cuando una persona es divinizada, ¿lo experimentan conscientemente? Sí. Esta es la diferencia entre la vida divina dada en el bautismo y el matrimonio místico. Poulain en su voluminosa obra “Las gracias de la oración interior”, escribe: “El bautismo y la gracia santificadora ya nos dan esta participación en la naturaleza divina, pero es un estado inconsciente. Es de otra manera en el matrimonio místico. Estamos entonces Conscientes de la comunicación de la vida divina. Dios ya no es simplemente el objeto de las operaciones sobrenaturales de la mente y la voluntad, como en el grado anterior. Él se muestra a sí mismo como la causa conjunta de estas operaciones, la Ayudas que utilizamos para producirlas. Nuestros actos nos parecen ser, después de cierta manera, divinos. Nuestras facultades son las ramas en las que sentimos la circulación de la savia divina. Pensamos que sentimos a Dios dentro de nosotros, viviendo tanto para nosotros como para Él. Vivimos en él, por él, y a través de él. Ninguna criatura puede manifestarse a nosotros de esta manera.

En el cielo el mecanismo de la gracia aparecerá en toda su claridad; Así, veremos revelado el “matrimonio” de dos operaciones, la divina y la humana, e incluso el predominio de la primera, es decir, nuestra “divinización”. El cuarto y último grado de oración es la anticipación, el anticipo más o menos marcado de este conocimiento experimental. En los grados inferiores, la transformación ha comenzado, pero la conocemos solo por la fe”. 16 .

San Alfonso María de Ligorio resume este lenguaje diciendo: “En el matrimonio espiritual, el alma se transforma en Dios y se convierte en uno con Él, así como un recipiente de agua, cuando se vierte en el mar, es entonces uno con él”. 17

Santa Teresa de Ávila en “El castillo interior”, escribió: “Además, esta compañía de la que disfruta lo da Mucho más fuerza que nunca. Si, como dice David, “con el santo serás santo”, sin duda porque al unirse con el Todopoderoso, por la unión de espíritu con espíritu, el alma debe reunir fuerzas, como sabemos que hicieron los santos, para sufrir y morir… “ 18

Cualquiera que sea la opinión que se adopte, este es al menos el caso que Al alma le parece que ya no puede pecar, así que siente que está participando en la vida de Dios. Esto no le impide ver muy claramente al mismo tiempo que ella misma es capaz de todo tipo de pecados. Ella ve el abismo en el que puede caer, y la Mano poderosa que la sostiene.19

Poulain cita a St. Juan de la Cruz, que escribió en “La Subida del Monte Carmelo”: “El alma entonces por resignarse… hace inmediatamente iluminada por y transformada en Dios porque comunica su propia sobrenaturaleza y estando de tal manera, que el alma parece ser el mismo Dios y poseer las cosas de Dios. Tal unión se forja entonces cuando Dios otorga al alma esa gracia suprema que determina que alma haga las cosas de Dios. El alma es transformadade tal modo que hace que uno sea el participante del otro. El alma parece ser Dios en lugar de sí mismo, y de hecho es Dios por participación, aunque en realidad conserva su propia sustancia natural tan distinta de Dios como lo hizo antes, aunque transformada en Él, como la ventana conserva su propia sustancia distinta de la de los rayos del sol que brilla a través de ella y la ilumina”. 20

Y otra vez:

San Juan de la Cruz también escribe en “El cántico espiritual”: “Este (el matrimonio espiritual) es, más allá de toda comparación, un estado mucho más alto que el de esponsales, porque es una completa transformación en el Amado; y porque cada uno de ellos entrega al otro toda la posesión de sí mismo en la unión perfecta de amor, en la que el alma se convierte en Divina, y por participación, en Dios, en la medida en que sea posible en esta vida. Creo que ninguna alma alcanza este estado sin ser confirmado en gracia en ella, porque la fe de ambos se confirma; la de Dios siendo confirmada en el alma”.21

Poulain también cita a San Juan de la Cruz con respecto a la respiración del alma en Dios al compartir la misma espiración de Dios mismo dentro de la Trinidad. Es demasiado largo para citarlo aquí, pero los efectos se pueden citar: “Por conceder que Dios le ha otorgado un favor tan grande como para unirlo a la Santísima Trinidad, por lo que se convierte en igual a Dios, y Dios por participación, ¿es increíble que deba ejercer las facultades de su intelecto, realizar sus actos de conocimiento y de amor, o, para hablar con mayor precisión, ha hecho todo en la Santísima Trinidad junto con Ella, como la Santísima Trinidad?22

La Venerable Anne Madeleine de Remuzat escribió los siete años antes de su muerte (a partir de los 26 años). “Me encontré de repente en presencia de las Tres Adorables Personas de la Trinidad … Comprendí que Nuestro Señor quería darme un conocimiento infinitamente más puro de Su Padre y de Sí Mismo que todo lo que había conocido hasta ese día. ¡Qué admirables fueron los secretos que me fue entregado para conocer en este adorable seno! … Dios mío, has querido hacerlo, divinizar mi alma, por así decirlo, transformándola en Tí Mismo, después de haber destruido su forma individual…”23

En su libro “Vida” sobre la Madre Verónica del Corazón de Jesús, Fundadora de las “Hermanas Víctimas del Sagrado Corazón”, el P. Prévot escribe: “La forma más perfecta de su unión fue una especie de fusión de todo su ser con la Divinidad para que ella sintiera a Dios mismo pensar, hablar y actuar en ella, y convertirse en la causa de todos sus movimientos “. 24

Podemos ver claramente que la teosis nos prepara para el matrimonio místico… (theosis significa conscientemente pedirle a Jesús que realice todos los actos dentro de nosotros y a través de nosotros. Nunca decimos: “Iré a las tiendas”, o “Te llevaré a casa” “Iré a cocinar la cena ahora” sin agregar interiormente: “Jesús nosotros iremos… conduciremos… cocinaremos la cena”. Observamos los efectos de esto anteriormente en este artículo.

En nuestra propia época, St Dina Bélanger que murió a los 33 años en 1929, experimentó lo que ella llamó la sustitución divina de Jesús por su ser. Ella explicó que era como si solo Jesús pensara, actuara y hablara en ella en todo momento. Además, ella era consciente de que una parte de sí misma estaba en el Cielo y participaba en todos los bienes y gracias de la Santísima Trinidad para su dispensión por medio de la oración. Toda su vida ejemplifica con detalles el significado de Matrimonio místico y la divinización, junto con la unión cada vez más profunda en la Trinidad, que despliega nuevas maravillas continuas que son completamente espirituales. Al igual que con todos los divinizados, ella tenía hambre de sostener y aumentar su amor y fidelidad en y con Dios. Lo hizo a través de la Sagrada Eucaristía. En su autobiografía escribe:

… Mi cuerpo continúa viviendo en esta tierra triste y distante, que ya no vivo; Sigue operando a través de la acción y la voluntad de Jesús. Mi alma, quieta, consumida, ha sido absorbida por el Eterno, en el cielo… A través de Nuestro Señor, sustituido por mi aniquilación en él, tengo a mi disposición las riquezas del Infinito. No solo en mi nombre, sino en nombre de todas las criaturas responsables, debo devolver el amor por amor y ofrecer amor infinito en respuesta al Amor eterno de la Trinidad divina … En un alma acogida en Jesús, la Santa Comunión es la efusión del Infinito en el Infinito, es la satisfacción de la Perfección soberana en la Belleza suprema, es el don de lo Eterno a lo Increado; es el abrazo de Dios el Padre y su Palabra, emitida en el Espíritu de amor, una oleada de amor que pasa entre las tres Personas adorables, un arrebato de ternura desde el Corazón de la Unidad indivisible … ¡Si tan solo supiéramos hasta qué punto la comprensión a la luz de la eternidad difiere de la comprensión en la oscuridad temporal …! Si solo las almas se dieran cuenta de lo que es el Tesoro de ellos en la Eucaristía divina, los tabernáculos tendrían que ser protegidos por baluartes inexpugnables; porque, bajo la influencia de un hambre santa y que todo lo consume, irían solos a alimentarse del Maná de los serafines; día y noche, las iglesias estarían llenas de adoradores consumidos con amor por el preso augusto”. 25

La Autobiografía de Santa Dina Bélanger contiene relatos de la Luz Divina que reveló las profundidades de su pecaminosidad, descripciones muy detalladas de su Sustitución Divina por Jesús y sus visiones interiores de estar en la Santísima Trinidad. Podría llamársele uno de los precursores que ejemplifican las enseñanzas sobre el matrimonio místico y la divinización que se ofrece a toda esta generación, incluso si toma, y ​​tomará, la intervención directa de Dios en una teofanía personal para cada individuo. La opción de la liturgia vernácula y un mayor acceso a la Palabra de Dios en Occidente después de que el Vaticano II fuera dado para ayudar a las personas a reconocer que todos en la Iglesia están llamados a la santidad personal. Estábamos siendo preparados para esta Era de ‘Santidad Nueva y Divina’, como lo llamó el Papa Juan Pablo II.26

Cuando Dios levanta profetas para hablarnos de los deseos de Su Corazón, también envía precursores o ejemplares de su mensaje: nunca nada sale de la nada, y nunca se desconoce antes. Vassula Ryden no enseña un mensaje nuevo sobre Arrepentimiento / Divinización y Matrimonio Místico. La Iglesia es nupcial, conyugal, sin pecado, divinizada: esta afirmación podría establecerse con referencia a los siglos de enseñanzas de los Padres, Médicos y Santos de la Iglesia, y se puede demostrar que la enseñanza brota y es confirmada por las Sagradas Escrituras mismas. Como vemos, ha estado allí todo el tiempo, pero a pesar de dos mil años de cristianismo, nunca antes todos los bautizados han participado simultáneamente de la plenitud de la santidad ofrecida por la Iglesia misma. En el mismo momento en que la apostasía del naturalismo y el racionalismo parece estar tomando un control tan profundo de la Iglesia y creando en ella una pseudo-iglesia de cadáveres espirituales en un desierto espiritual, Dios abrirá la puerta al sepulcro de nuestro mundo y El Espíritu Santo resucitará a la Iglesia a través del arrepentimiento y la santidad. Tiene que ser un momento en el que todo parezca perdido porque ese es el camino de Dios, como se revela en las Sagradas Escrituras, para que se pueda ver claramente que es la obra de Dios.

Ven, Espíritu Santo, ven a través de la poderosa intercesión
del Inmaculado Corazón de María, tu amada Novia.
El Espíritu y la Novia dicen, ‘Ven’.
Amén;
Ven Señor Jesús

BIBLIOGRAFÍA

Autobiografía de Dina Bélanger . pub. Les Religieuses de Jésus-Maria. 2049, chemin Saint-Louis, Sillery (Quebec) Canadá. GIT 1P2. ISBN 2-980 4106-3-2

Catalina de Génova. La purgación y el purgatorio , el diálogo espiritual. Los clásicos de la espiritualidad occidental. SPCK. Iglesia de la Santísima Trinidad, Marylebone Road, Londres, NW1 4DU. ISBN 0281 03709 4

La vida de Santa Birgitta de Suecia, Patrona de Europa. (El libro no está a la venta como estrictamente limitado a la circulación privada como un regalo)

Birgitta de Suecia Vida y revelaciones seleccionadas Los clásicos de la espiritualidad occidental. ISBN 0 – 8091 – 3139-0

Misericordia divina en mi alma. El diario de la hermana M Faustina Kowalska. Publicaciones de la Divina Misericordia. Apartado de correos 2005. Dublin 13, Irlanda. ISBN 1 87227 00 8

La vida y las revelaciones de Santa Gertrudis – Virgen y abadesa de la Orden de San Benito. Subtítulo de la portada Una obra poderosa de la Edad Media sobre la unión con Cristo. Christian Classics, Inc. Apartado de correos 30, Westminster, Maryland, 21157. EE.UU.

ISBN 0 – 87061-079-1

Las gracias de la oración interior. RP Poulain SJ traducido de la sexta edición . Kegan Paul, Trench, Trubner & Co., Ltd. Dryden House, Gerrard Street, W. Publicado en 1910. nota: todos los extractos tomados de este libro son anteriores a las traducciones de 1910. No he modernizado el inglés antiguo y confío en que no será demasiado difícil para aquellos para quienes el inglés es un segundo o tercer idioma. Brevemente, estas palabras consisten en ti y  que significan que tú, o la adición de st o est a una palabra es común, por ejemplo, didst = did, have, have, y así sucesivamente.

1 cf San Juan de la Cruz El ascenso del Monte Carmelo 3: 1-15
2 cf ibid 3: 8-32
3 cf ibid 3: 16-45
4 de septiembre de 1991.
5 cf Juan 14:23
6 2 Pedro 1: 4
7 Lk.3: 38
8 3: 25,26
9 cf Ez 1: 4
10 Rev 1:15
11 Fioretti 3rd Cons. Stigmata
12 No. 852
13 Catalina de Génova. Clásicos de la espiritualidad occidental
14 Las Revelaciones de Santa Gertrudis 2: 2,3
15 Birgitta de Suecia: Clásicos de la espiritualidad occidental. página 2.
16 XIX: 13. p.288
17 ibid XIX: 14
18 ibid. Séptima Mansión: ii: 13
19 Poulain. Ibídem. pag. 291
20 Libro2: V
21 estrofa XXII: línea 1
22 ibid. Estrofa XXXIX: línea 1
23 poulain. p.296
24 ibid. pag. 298
25 Páginas 230/231
26 L’Osservatore Romano. 9: 7: 97