Era Dios mismo el que me hablaba.

Hace ya quince  años que llegó a mi vida esta Obra maravillosa de la Misericordia de Dios. ¡Llegó a mí a través de la tecnología! que también Dios sabe usar para nuestro bien. Estaba yo pasando por un momento muy especial de conversión, que comenzó gracias a otra revelación privada, y continuó con ésta: la “VERDADERA VIDA EN DIOS”…

A partir del momento en que empecé a leer estos mensajes no pude dejarlos más, porque sentí desde siempre que era Dios mismo El que me hablaba, y lo sigue haciendo cada vez que leo o escucho su Himno de Amor, como Él mismo lo llama.

Mi conversión continúa cada día, pero acompañada de este gran tesoro, que es tener Su Palabra justa, en el momento justo, cuando lo necesito,… y así voy transitando esta vida con todas las pruebas que me tocan a diario, pero sabiéndome acompañada de Él, que es Padre tierno, Hijo Salvador y Espíritu Santo que me santifica a cada momento un poquito más… eso sí, si yo lo dejo actuar, si permanezco dócil a su Gracia.

¡¡¡Creo firmemente que esta obra es Obra de Dios!!! y le doy gracias con toda mi alma por haberme abierto el corazón para recibirlo de esta manera ¡¡¡¡GLORIA A DIOS !!!!! ¡¡¡¡BENDITO Y ALABADO SEA POR SIEMPRE!!!!!!

Marta Piñero -Santa Fe, Argentina. 8 de Mayo de 2021.

Grupo de Oración “Nuestra Señora del Rosario”- Santa Fe; Grupo virtual de oración “San Francisco de Asís” y Taller de lectura de la VVeD Santa María de los Ángeles.

Subscribite al blog y recibí las novedades en tu correo electrónico